Denuncian en Bolivia objetivo de EE.UU. de retomar control regional

Por Carmen Esquivel Sarría La Paz, 28 jun (PL) El objetivo estratégico de Estados Unidos es retomar el control

Read More...

Inmigrantes no le hacen daño a Estados Unidos, los datos desmienten a Trump

“México acaba de ser clasificado como el segundo país más peligroso del mundo, solo después de Siria. El narcotráfico es

Read More...

La noche de los lápices

Sinopsis: En septiembre de 1976, durante los primeros meses del gobierno militar en la Argentina, siete adolescentes de la

Read More...

Un día como hoy…

28 Junio, 2017

LA UNITED FRUIT COMPANY REGENTA A LAS TROPAS ESTADOUNIDENSES

El 28 de junio de 1918, las tropas estadounidenses intervinieron las ciudades de Panamá, Colón y la provincia Hiriqui con el objetivo de controlar el descontento popular y proteger los intereses de las empresas Chiriqui Land Company, filial de la United Fruit Co.

Selser, Gregorio (1994) Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina.

LOS COCALEROS INICIAN LA “MARCHA POR LA SOBERANÍA Y LA DIGNIDAD”

Un día como hoy en 1991, los cocaleros del trópico de Cochabamba iniciaron la denominada “Marcha por la Soberanía y Dignidad” exigiendo al presidente Jaime Paz Zamora dejar sin efecto la orden de militarizar las zonas productoras de coca.


1.500 productores de hoja de coca realizan la Marcha por la Dignidad y Soberanía.

En el trayecto, la marcha llegó a la región de El Palmar (Cochabamba) el 30 de junio y el Gobierno, por medio de una delegación, propuso un encuentro con los productores de coca para iniciar un diálogo sobre el Anexo II y III del Convenio para la Prevención del Uso Ilícito de Drogas, relativo a la participación de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico, firmado con Estados Unidos en mayo de 1990.

Sin embargo, el diálogo fracaso y la marcha fue brutalmente reprimida y los dirigentes fueron devueltos al Chapare, constituyéndose en una muestra de uno de los reales objetivos de la militarización propuesta por Estados Unidos, la represión del movimiento cocalero.

Entre los antecedentes a la oposición cocalera a la militarización de la lucha contra el narcotráfico se cuenta la información que dio la Subsecretaria de Defensa para Latinoamérica, Nancy Dorn, a inicios de marzo de 1991, en relación a que el 51% de la ayuda de Estados Unidos para Latinoamérica y el Caribe en la gestión 1992 sería destinada a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú (países productores de hoja de coca). Bolivia recibiría $us. 41 millones en ayuda militar, según el subsecretario del Departamento de Estado para Latinoamérica, Bernard Aronson,  por haber reducido 2.600 hectáreas de cultivos de hoja de coca y haber exportado a Argentina las 16.000 primeras piñas de los cultivos alternativos.

Así también, a mediados del mismo mes el presidente Paz Zamora autorizó verbalmente el inicio de acciones de entrenamiento militar de dos batallones de infantería del Ejército boliviano dentro el marco del operativo “White Spear” (Lanza Blanca). Y, a finales del mismo mes, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Gral. Jorge Moreira, confirmó el ingreso del Ejército a la guerra contra el narcotráfico, mediante “operaciones especiales”. En esa oportunidad el Comandante explicó que dos batallones del Ejército se ocuparán de tareas de desarrollo alternativo y de acción cívica, además de brindar cobertura a los operativos policiales de UMOPAR y de la DEA.

A inicios de abril, el gobierno boliviano autorizó el ingreso de 112 instructores estadounidenses para la instrucción de dos batallones de las Fuerzas Armadas de Bolivia. En torno a este ingreso de instructores, la Directora de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), Coletta Youngers, afirmó que Estados Unidos pretende con estas acciones crear un sistema de inteligencia antidroga en Bolivia y otros países de la región con el propósito de centralizar información sobre el tema y decidir directamente desde Washington lo que cada país debe hacer en esta materia.

A inicios de junio de 1991 se oficializó el desembolso de $us. 132 millones destinado a la ejecución de proyectos en diversas áreas, incluyendo la lucha contra el narcotráfico y desarrollo alternativo; y a mediados de mes la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), la División de Narcóticos (NAS) y la Administración para el Control de Drogas (DEA) suscribieron un convenio de asistencia militar para fortalecer a la FELCN a través de la dotación de  equipos de comunicación, equipos de inteligencia y “narcotest”, vehículos, armamento y cursos de entrenamiento.

Fuente:

Opinión, 16 y 24 de marzo, 4 de abril de 1991, 30 de junio y 1 de julio de 1991; y El Deber, 4 de abril de 1991.
Foto: La Razón, 29 de junio de 1991

Síguenos en :

siguenos en facebook    siguenos en Twitter    Canal de youtube

Código QR

Mobile Sliding Menu